radiografía

Radiografía del inquilino perfecto

Inquilinos

Alquilar nuestra propiedad es nuestro negocio y de eso vivimos. Por esta razón, no es baladí encontrar en un porcentaje lo más elevado posible al inquilino perfecto. Hay que tener en cuenta que vamos a meter a esta persona en nuestra casa y que una vez firmado el contrato de arrendamiento la casa es más suya que nuestra durante un plazo de cinco años y eso es mucho tiempo. Para que los cinco años sean placenteros y no se conviertan en una condena quédate leyendo este post. Seguro que te interesa.

En nuestra corta experiencia como caseros y después de alquilar algún piso que otro nos hemos dado cuenta que el momento crítico del arrendamiento de tu vivienda será, sin lugar a dudas, la entrevista de selección de tu inquilino. Aunque nunca va a ser esta una ciencia exacta. Los inquilinos terminan siendo como un melón, hasta que no lo abres no sabes si va a estar dulce o no va a saber a nada. Y eso es lo que nos interesa analizar en este post: Como debe ser nuestro inquilino perfecto una vez firmado el contrato de arrendamiento. Cogemos aire…

1. Que pague en tiempo y forma. Sin lugar a dudas, la característica fundamental que debe cumplir sí o sí un buen inquilino es que pague la cantidad acordada en contrato y en los 5 primeros días de cada mes (o en el plazo que hayáis acordado previamente en contrato). Es la condición más importante. Sí falla aquí ya no será un inquilino perfecto, ni siquiera un inquilino normal, será un inquilino al que tendremos que poner una demanda de desahucio e intentar sacarle de nuestra casa cuanto antes.


2. Que sea cuidadoso con la vivienda. Consideramos también esta condición bastante importante. El inquilino debe tratar la vivienda como suya, porque de hecho es suya durante el tiempo que dure el contrato. Además en los contratos de arrendamiento suele estipularse que a su salida el inquilino debe entregar la vivienda tal y como la recibió. Si no lo hiciera podría usarse la fianza para subsanar posibles daños o destrozos.


3. Que no se ponga en contacto con el casero. No hay que malinterpretar esta característica. El inquilino debe ponerse en contacto con el inquilino las veces que sean necesarias para aspectos relacionados con la vivienda. Pero si no nos llama y nos paga bien significará que todo va según lo previsto tanto para el casero como para el propio inquilino. Normalmente cuando tú inquilino te llama no van a ser  buenas noticias…


4. Que cumpla el contrato en todos sus puntos. El contrato de arrendamiento se hace para cumplirlo. Es el documento que rige la relación entre las dos partes y debe ser cumplido a pues juntillas.


5. Que respete la convivencia con el resto de vecinos y la ley de propiedad horizontal. También es muy importante este punto. Hay ocasiones en que el inquilino cumple los cuatro puntos anteriores, pero molesta a los vecinos o no sabe comportarse en comunidad. Esto no es un plato de buen gusto para el propietario puesto que no quiere recibir quejas del resto de vecinos y, por otro lado, tampoco vive en la finca y no sabe si los vecinos exageran en sus quejas o realmente son ciertas. En este caso debemos hablar con el inquilino, plantearle la situación pero siendo comprensivo y sin acusar directamente puesto que nosotros no estamos allí. Además en cuanto al resto de condiciones sería el inquilino perfecto…

Por todas estas razones, si nuestro inquilino cumple con las cinco condiciones anteriores sin duda alguna tendremos al inquilino perfecto viviendo en nuestra vivienda, nos quitaremos muchas preocupaciones y quebraderos de cabeza, dormiremos muy bien y ganaremos años de vida. Si este es tu inquilino cuidalo y haz que se sienta bien en tu casa porque tienes un tesoro. De todas maneras piensa que la perfección no existe. No hay inquilino perfecto igual que no hay casero perfecto.

Imagen CC by-sa. mareklug

2 comentarios en «Radiografía del inquilino perfecto»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.