2%

Límite de la actualización anual de la renta al 2%. Os lo explicamos

Renta

Recientemente todos los caseros y resto de ciudadanos de a pie hemos asistido a la aprobación del Real Decreto-ley 6/2022, de 29 de marzo, por el que se adoptan medidas urgentes en el marco del Plan Nacional de respuesta a las consecuencias económicas y sociales en la guerra de Ucrania. Se trata de un Real Decreto bastante extenso y que abarca muchas medidas a tomar por el gobierno debido a la situación actual en la que se encuentra el país.

Desde el blog hemos seguido muy atentamente todas las noticias y comentarios acerca de este nuevo paquete de medidas del gobierno porque nos afecta directamente en la revalorización anual de la renta conforme al IPC que todos los arrendadores tenemos firmado con nuestros inquilinos. Vamos a analizar minuciosamente lo que dice el Real Decreto para así poder sacar conclusiones válidas.

El Real Decreto objeto del post señala lo siguiente: ‘respecto de los arrendamientos de vivienda se establece la limitación de la actualización de la renta. Teniendo en cuenta la evolución reciente del Índice de Precios al Consumo, se hace preciso adoptar medidas para evitar, en el marco de un mismo contrato, un excesivo impacto en las personas y hogares arrendatarios de vivienda, al utilizar de referencia para actualizar anualmente la renta un índice cuya evolución obedece a elementos del contexto nacional e internacional que son ajenos al ámbito de la vivienda, por lo que se considera necesario establecer una limitación extraordinaria de la actualización anual de la renta de los contratos de arrendamiento de vivienda, regulada en el artículo 18 de la Ley 29/1994, de 24 de noviembre, de Arrendamientos Urbanos, desde la entrada en vigor de la norma hasta el 30 de junio de 2022, de forma que, en defecto de acuerdo entre las partes, no pueda superar la actualización de la renta el resultado de aplicar la variación anual del Índice de Garantía de Competitividad, que ofrece una evolución sujeta a una mayor estabilidad, en el contexto actual‘.

Lo que quiere decir este párrafo es que, debido a la situación de subida extraordinaria del Índice de Precios al Consumo (IPC), se nos impone que en todos aquellos contratos de arrendamiento que tengan que hacer una revisión entre el 29 de marzo y el 30 de junio, dicha revisión no se regirá por el IPC (tal y como se había firmado en contrato de arrendamiento) si no que se hará tomando como referencia el Índice de Garantía de Competitividad (IGC) que es un indicador al que el gobierno aplica una serie de factores correctores de tal forma que nunca va situarse por debajo de cero, es decir el arrendador nunca pierde, pero tampoco puede pasar del 2% que es el nivel en el que se encuentra en la actualidad.

Respecto a este párrafo, en nuestra opinión, no se trata de una medida en absoluto justa ya que siempre es el arrendador el que tiene que hacer el esfuerzo económico. Nosotros siempre estamos obligados a realizar una labor de comprensión con nuestros inquilinos cuando estos están en apuros. Además, nos encontramos en un escenario continuo de reiteración de medidas contra los caseros, un contexto nada cómodo para poder sacar en alquiler nuestra vivienda.

Sin embargo el RD distingue las medidas a tomar entre grandes tenedores (propietarios de más de 10 inmuebles de uso residencial sin contar garajes y trasteros) y los pequeños tenedores. Los grandes tenedores son los que, durante los próximos tres meses, obligatoriamente deben regir sus actualizaciones de renta por el IGC. En cuanto a los pequeños tenedores podrán renegociar la nueva renta por encima del IGC, aunque si no hay acuerdo finalmente tampoco podrán actualizar la renta por encima del 2%. Esto, en la práctica, significa que las actualizaciones anuales siempre se van a hacer al 2% ya que el inquilino no va aceptar en ningún caso una subida mayor, por lo que los caseros que tengan que actualizar durante los próximos tres meses su renta tienen que prepararse como mínimo para perder poder adquisitivo.

Personalmente, y si hablamos de nuestro modo de hacer de hacer las cosas cuando tenemos la suerte de firmar con un buen inquilino lo cuidamos porque no queremos que se marche. Un buen inquilino es un tesoro, sobre todo si has tenido una mala experiencia. Por eso si en nuestra casa hay un inquilino serio y formal a nosotros nunca se nos ocurriría subirle la renta del alquiler a los niveles actuales del IPC, incluso puede que no se lo subiésemos nada. Nuestra prioridad es tener un inquilino que cumpla con sus obligaciones, que se comporte adecuadamente en la comunidad de vecinos y que pague en tiempo y forma. Si se dan todas estas condiciones lo que queremos es que se quede, no que se vaya por lo que seguramente contemplaríamos la opción de no subir el alquiler.

Por último, nuestra opinión en cuanto a estas medidas tomadas por el gobierno no es demasiado positiva. Como ya hemos expresado anteriormente, pensamos que la carga de cualquier medida que se tome para mejorar el mercado del alquiler siempre recae sobre el propietario al 100% y, en la mayoría de las ocasiones, los incentivos hacia nosotros son bastante ridículos. Creemos que esta medida va a reducir la cantidad de viviendas puestas en el mercado por parte de los propietarios con el consiguiente aumento de los precios al llevar a cabo el contrato de arrendamiento. Por otro lado, seguramente, los propietarios subirán el precio de la renta de arrendamiento a priori, es decir, en el momento de la firma de los contratos, puesto que se ha puesto un límite en la actualización de la misma y por tanto se va a perder dinero en el futuro.

1 comentario en «Límite de la actualización anual de la renta al 2%. Os lo explicamos»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.