descontar

Guía definitiva sobre la fianza de alquiler: lo que puedes y no puedes descontar

Incumplimientos

¿Alguna vez te has preguntado al finalizar un contrato de alquiler, qué parte de la fianza puedes legalmente retener y qué debes devolver? Hoy, compartiré contigo mi experiencia y conocimientos para despejar todas tus dudas.

¿Qué es la fianza y para qué sirve?

La fianza es una garantía que el arrendatario entrega al arrendador para cubrir posibles daños en la vivienda o incumplimientos del contrato. Por ley, suele ser el equivalente a uno o dos meses de alquiler.

¿Qué podemos descontar de la fianza?

Daños evidentes y reparaciones necesarias

Daños que excedan el desgaste normal, como una ventana rota o una puerta dañada, son deducibles de la fianza. Es importante documentar estos daños con fotos y facturas de reparación.

Limpieza profunda

Si el inquilino no devuelve la propiedad en el estado de limpieza inicial, puedes descontar los costos de una limpieza profesional.

Facturas impagadas

Cualquier factura de servicios que sea responsabilidad del inquilino y no haya sido pagada, puede ser deducida.

¿Qué no podemos descontar?

Desgaste normal

No puedes descontar por el uso normal de la vivienda. Por ejemplo, no es justo deducir por pintura desgastada por el sol.

Documentación y comunicación: claves en la gestión de la fianza

Mantén una comunicación clara y guarda todos los recibos y acuerdos por escrito. Esto te protegerá en caso de disputas.

Conclusión

Manejar la fianza con justicia y según la ley no solo es tu obligación, sino que también fomenta una buena relación con tus inquilinos y te ahorra problemas legales.

Recuerda, cada situación es única y este artículo es solo una guía basada en mi experiencia. Para casos específicos, consulta siempre con un profesional legal.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.